¿Alguna vez te has preguntado cuántas variedades de café hay? ¿Piensas que el torrefacto es una variedad de café?

En relación a la primera pregunta, son en total cuatro especies de café las que se cultivan en el mundo: arábica, robusta, libérica y excelsa; dentro de las cuales existen cientos de variedades.

Probablemente solo hayas oído hablar de las dos primeras: arábica y robusta. Esto es así porque estas ocupan casi el 98% del mercado a nivel mundial.

En cuanto a la segunda pregunta, el torrefacto NO es una especie ni una variedad, sino el resultado de añadir azúcar al café durante el proceso de tostión.

Siguiendo con el café arábico y el robusta, vamos a ver cuáles son las principales diferencias entre ambos:

 

A simple vista

Si tomamos un grano de robusta y otro de arábica, nos daremos cuenta en seguida que son muy diferentes.

El grano de arábica suele ser más grande y tiene una forma más aplastada y alargada. Además, la línea que lo divide por la mitad tiene forma de “s”.

Por su parte, el robusta, tiene una forma más redondeada; y la línea que lo atraviesa es recta.

En ambas especies existen variedades según su origen y características. En cuanto a la especie arábica hay cientos de variedades, tales como Catuaí, Caturra, Bourbón, Typica, Colombia y/o Maragogipe.

De la especie robusta, sus características más valoradas son su vigor y rusticidad; su alta resistencia a condiciones más precarias de cultivo. De ellas se conoce las variedades Erecta, Nganda, Romex, entre muchas otras.

 

En la taza

Las variedades de robusta se caracterizan por tener un regusto más amargo y un sabor áspero (guisantes, madera, tierra, paja o patata), aunque hay variedades de muy alta calidad con sabores más matizados (frutos secos, entre otros). Estas contienen más cafeína que las variedades arábicas; concretamente casi el doble.

Las variedades arábicas en cambio tienen un sabor más suave al paladar, son mucho más aromáticas, con toques de acidez, mayor cuerpo y balance. Podemos encontrar en este café sabores de flores, frutas, hierbas, frutos secos, caramelo o chocolate; debido a que contienen más aceites y azúcares naturales.

 

Diferencias en cuanto a su producción

El café más consumido a nivel mundial es arábico. En concreto, representa en torno al 60% de la producción mundial. Sus orígenes se remontan a Etiopía y debe cultivarse entre 500m y 2400m sobre el nivel del mar.

En cuanto al robusta, ocupa alrededor del 30% de la producción mundial y su origen se sitúa en África Central. Su cultivo tiene lugar en altitudes de entre 200m y 800m sobre el nivel del mar. La producción de este café es significativamente más barata, en parte debido a que su alto contenido en cafeína lo hace más resistente a las plagas.

 

¿Estás pensando que el arábica es mejor café que el robusta?

En cierto modo estás en lo cierto, ya que el robusta suele utilizarse para abaratar los costes del café al resultar bastante más económico de producir que el arábica.

En Café Raizal, en cambio, apostamos por el café arábica para lograr la máxima calidad y hacer llegar a tu taza los sabores cultivados en nuestras fincas de Colombia.

INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE NUESTRA POLÍTICA DE PRIVACIDAD
RESPONSABLE CAFÉ RAIZAL S.L
FINALIDAD PRINCIPAL Gestión de la suscripción/Gestión de la candidatura/Gestionar el envío de información y prospección comercial.
LEGITIMACIÓN Consentimiento del interesado.
DESTINATARIOS No se cederán datos a terceros, salvo autorización expresa u obligación legal.
DERECHOS Acceder, rectificar y suprimir los datos, portabilidad de los datos, limitación u oposición a su tratamiento, transparencia y derecho a no ser objeto de decisiones automatizadas.
Data Protection Officer
(DPO)