Conoce las variedades de café que existen

Conoce las variedades de café que existen

¿Alguna vez te has preguntado cuántas variedades de café hay? ¿Piensas que el torrefacto es una variedad de café?

En relación a la primera pregunta, son en total cuatro especies de café las que se cultivan en el mundo: arábica, robusta, libérica y excelsa; dentro de las cuales existen cientos de variedades.

Probablemente solo hayas oído hablar de las dos primeras: arábica y robusta. Esto es así porque estas ocupan casi el 98% del mercado a nivel mundial.

En cuanto a la segunda pregunta, el torrefacto NO es una especie ni una variedad, sino el resultado de añadir azúcar al café durante el proceso de tostión.

Siguiendo con el café arábico y el robusta, vamos a ver cuáles son las principales diferencias entre ambos:

 

A simple vista

Si tomamos un grano de robusta y otro de arábica, nos daremos cuenta en seguida que son muy diferentes.

El grano de arábica suele ser más grande y tiene una forma más aplastada y alargada. Además, la línea que lo divide por la mitad tiene forma de “s”.

Por su parte, el robusta, tiene una forma más redondeada; y la línea que lo atraviesa es recta.

En ambas especies existen variedades según su origen y características. En cuanto a la especie arábica hay cientos de variedades, tales como Catuaí, Caturra, Bourbón, Typica, Colombia y/o Maragogipe.

De la especie robusta, sus características más valoradas son su vigor y rusticidad; su alta resistencia a condiciones más precarias de cultivo. De ellas se conoce las variedades Erecta, Nganda, Romex, entre muchas otras.

 

En la taza

Las variedades de robusta se caracterizan por tener un regusto más amargo y un sabor áspero (guisantes, madera, tierra, paja o patata), aunque hay variedades de muy alta calidad con sabores más matizados (frutos secos, entre otros). Estas contienen más cafeína que las variedades arábicas; concretamente casi el doble.

Las variedades arábicas en cambio tienen un sabor más suave al paladar, son mucho más aromáticas, con toques de acidez, mayor cuerpo y balance. Podemos encontrar en este café sabores de flores, frutas, hierbas, frutos secos, caramelo o chocolate; debido a que contienen más aceites y azúcares naturales.

 

Diferencias en cuanto a su producción

El café más consumido a nivel mundial es arábico. En concreto, representa en torno al 60% de la producción mundial. Sus orígenes se remontan a Etiopía y debe cultivarse entre 500m y 2400m sobre el nivel del mar.

En cuanto al robusta, ocupa alrededor del 30% de la producción mundial y su origen se sitúa en África Central. Su cultivo tiene lugar en altitudes de entre 200m y 800m sobre el nivel del mar. La producción de este café es significativamente más barata, en parte debido a que su alto contenido en cafeína lo hace más resistente a las plagas.

 

¿Estás pensando que el arábica es mejor café que el robusta?

En cierto modo estás en lo cierto, ya que el robusta suele utilizarse para abaratar los costes del café al resultar bastante más económico de producir que el arábica.

En Café Raizal, en cambio, apostamos por el café arábica para lograr la máxima calidad y hacer llegar a tu taza los sabores cultivados en nuestras fincas de Colombia.

¿Puedo echarle sal al café?

¿Puedo echarle sal al café?

Aunque resulte chocante, añadir una pequeña cantidad de sal puede arreglar la taza si nuestro café es demasiado amargo o concentrado.

De hecho, un estudio científico publicado por la revista Nature ha explicado por qué se produce este efecto. Parece ser, según esta fuente, que los iones de sodio suprimen la amargura y mejoran el sabor del café.

 

Pero, ¿por qué me ha salido un café tan amargo?

Hacer un buen café requiere una buena técnica y ciertos conocimientos. Aunque parezca bastante sencillo, en realidad no lo es tanto. Veamos algunas razones por las que puede verse alterado el sabor de nuestro ansiado café:

  • Una causa que pueden dar sabor amargo al café es utilizar una cafetera que no esté bien limpia. Pero tranquil@s, que en una próxima publicación os enseñaremos cómo limpiar correctamente los principales métodos usados en casa.
  • Otro motivo lo podemos encontrar en la molienda del grano. Es importante emplear un tipo de molienda adecuado al método de preparación que vamos a utilizar. Por ello, en Café Raizal siempre molemos el grano en función de vuestras necesidades!!
  • Por último, el café puede quedarnos demasiado amargo si lo dejamos en infusión más tiempo del debido. Hay que tener especial cuidado con esto si utilizamos métodos de émbolo como la prensa francesa.

 

¿Cuáles son las principales diferencias entre añadir azúcar o sal a mi café?

El uso de la sal en lugar del azúcar supone ventajas reseñables, ya que la primera no añade calorías a nuestra taza, al contrario que ocurre con la leche o el azúcar.

Además, en contra de lo que popularmente se cree, el azúcar no contrarresta el sabor amargo del café, sino que lo modifica considerablemente. Con la sal, en cambio, ocurre lo contrario.

¡Pero ojo! La cantidad de sal que debes añadir es muy pequeña.

 

El origen de la leyenda de Kaldi

Terminamos esta publicación haciendo mención a una de las leyendas más extendidas sobre el origen del café, en la que ya aparece el uso de la sal en relación al mismo.

Según esta leyenda, un pastor de Etiopía llamado Kaldi decidió llevar a un monasterio unos frutos rojos, tras observar que sus cabras tenían un comportamiento más enérgico del habitual, después de su ingesta. Los monjes hicieron una infusión con estas bayas, tras comprobar su mal sabor, y las arrojaron al fuego. Los granos fueron desprendiendo un agradable aroma a medida que se tostaban. Por ello, los monjes decidieron sacar los granos del fuego y volver a someterlos al agua caliente con sal. Y así, según la leyenda, surgió la primera taza de café de la historia.

INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE NUESTRA POLÍTICA DE PRIVACIDAD
RESPONSABLE CAFÉ RAIZAL S.L
FINALIDAD PRINCIPAL Gestión de la suscripción/Gestión de la candidatura/Gestionar el envío de información y prospección comercial.
LEGITIMACIÓN Consentimiento del interesado.
DESTINATARIOS No se cederán datos a terceros, salvo autorización expresa u obligación legal.
DERECHOS Acceder, rectificar y suprimir los datos, portabilidad de los datos, limitación u oposición a su tratamiento, transparencia y derecho a no ser objeto de decisiones automatizadas.
Data Protection Officer
(DPO)